martes, 7 de octubre de 2008

De otro tiempo

En algún recoveco de la tarde el reloj clava religiosamente las güampas y las neuronas miran al banco y piden el cambio . Ahí, el rango de opciones se extiende entre vagabundear por la Internet mendigando gracia y rogando que el silencio entre el tic y el tac sea aún más breve de lo que es, o dedicarse a escuchar hermosa música de otros tiempos hecha... en éstos. Inclinándome por la segunda alternativa, les dejo el video de "Baby you're my light" de Richard Hawley, deseándoles que sus horas se conviertan, como las mías al redescubrirlo después de tanto tiempo, en miel que cae, dulce y suave, por la pendiente del día.